sábado, 28 de junio de 2008

Recomendamos!!! Wall - E


“Wall-e” cuenta sobre nuestro mundo en un lejano futuro, deshabitado por la intensa contaminación, porque todo es un inmenso basurero, y los humanos que restan viajan constantemente en grandes naves manejadas por sistema de computación.
Lo único que queda en la Tierra es “Wall-e”, un pequeño robot cuya misión es recoger basura metálica, prensarla y apilarla, de manera tal que, durante esos siglos, las pilas de basura son tan altas como los antiguos edificios.
Pero un buen día, una nave va a dar allí y desciende un robot un tanto más elegante y bonito que nuestro protagonista. Y es un robot femenino del cual Wall-e queda inmediatamente prendado, y el amor florece.
Pero luego, sin que tengamos que narrarles detalles, el caso es que Eva, la nueva robot, es llevada a una de esas naves que circundan el espacio sideral con humanos, y Wall-e la sigue, dando como resultado, luego de muchas aventuras y desbarres, que le hacen comprender al capitán de la nave que ya existe vida en la Tierra, y la prueba es una plantita en una bota que ha recogido Wall-e.
Como en el film de Kubrick, “2001”, la computadora maestra se resiste a la idea de volver a la Tierra, pero entre el capitán, Wall-e y otro pequeño robot encargado de detectar la contaminación vencen su resistencia y de nuevo nuestro planeta desierto vuelve a recuperar la vida.
O sea, que es todo un serio planteamiento sobre la idea de que nosotros, los humanos, estamos destruyendo nuestro propio hábitat, y de que tenemos esperanzas de sobrevivir si lo tratamos como debe ser. La idea envuelve al Amor, así, con mayúscula, como el motor impulsor de esa rebelión en contra del statu quo, contra esos seres humanos apoltronados, blandos, fofos en que se han convertido gracias a que todo lo resuelve la gigantesca computadora, o sea, que lo único que hacen esos humanos del futuro es comer y descansar, y es el trabajo lo que les devuelve la energía y el deseo de vivir.
El film es de Disney, pero hecho por su nueva afiliada, Pixar, cuyos creativos son sencillamente excelentes, realmente creativos. El guión y la dirección son obra de Andrew Capobianco; la edición, realmente trepidante, de una impresionante fluidez, es de Stephen Schaffer, y la brillante musicalización es original de James Newton Howard.
Este es el film de la semana, sin lugar a dudas, y es más para mayorcitos que para niños pequeños, insistimos.

1 comentario:

Maria dijo...

Cierto esa pelicula es muy bella y enseña el valor de apreciar las cosas que tenemos ademas a ver como la tecnologia, como la internet,nos cambian las maravillas que nos rodean por una pantalla de televisión o un monitor